Medellín - Colombia info@juancarlosgongora.com

Dr. Juan Carlos Góngora | Cirugía Bariátrica Laparoscópica Medellín

Maria Elena Santamaria – Medellín

Testimonio
Bypass Gástrico

Peso previo 110 kg.
Peso actual 73 kg.

“Este es sólo mi caso personal, como obesa y paciente de by pass gástrico. Mi deseo, poder llegar a muchos de ustedes que al igual que yo tenemos el mismo problema a superar “la adicción a la comida”, no es fácil, pero si es posible.
Además quiero que sepan que la cirugía, nunca me produjo dolor y jamás sentí hambre durante los días de dieta líquida. Antes de la cirugía hacía dieta, pero, al igual que bajaba volvía en pocos meses a subir de peso.

QUE SIGNIFICÓ PARA MI EL BYPASS GÁSTRICO
Primero que todo era un “ideal”, un “sueño” lo llegué a ver por televisión internacional en varios pacientes y me decía a mi misma ¡Dios mío, que esto me llegara algún día, que alegría fuera!. Pesaba 110 kilos. Fue pasando el tiempo, mi salud empeoraba cada día más. Primero me diagnosticaron hipertensión arterial, luego asma y en diciembre de 2004 consulté a mi internista y de inmediato me hospitalizó, pues el asma era cada día peor, ya no dormía, ya no podía ni siquiera comer. Y que pasaba? En el chequeo general y bajo el examen de polisomnografía me descubren apnea del sueño, la cual me estaba matando. Y mi peso continuaba por las nubes. Me estabilicé, pero, en Marzo de 2005 consulté al médico general de confianza, quien me dice: “Parece que tu cansancio y síntomas me están hablando de una insuficiencia coronaria. Yo te aconsejaría rebajar de peso, pero por medio de una cirugía llamada Bypass gástrico. Te aconsejo ir y hablar con el doctor de mi confianza, quien te orientará en todo”. Vean se me cumplió el deseo.
Llevé todo por acción de tutela. Me hace el juzgado ir al médico que Coomeva EPS, me remitiera, siempre y cuando fuera un cirujano especialista en cirugía Bariátrica y me encuentro con un médico tan especial como lo es el Dr. Juan Carlos, quien era el indicado en definir si yo necesitaba o no de dicha cirugía y su diagnóstico fue Sí, sufres de hipertensión, de obesidad mórbida grado III, más apnea del sueño, con lo que se amerita dicha cirugía. El doctor me ordenó varios exámenes, me niveló lo que hacía falta y me aconsejó: Informarme muy bien sobre la cirugía y me resolvió todas las dudas. Como también tener un grupo interdisciplinario que consistió en: Nutricionista, Psicóloga Clínica e Internista.
Tomar la decisión de operarme, no fue fácil. Pero, me llegué a sentir tan asfixiada y tan enferma ciertas noches, que me decido y les digo a mis dos hijas y a mi esposo: “Voy a operarme”. Todo esto que siento y que estoy viviendo no es calidad de vida, es un sufrimiento que cada día es peor. Pensaba, que si me moría ese era mí día, pero aún así me encomendé a DIOS. Octubre 4 de 2005, llegó el día de mi cirugía. Me despedí de toda mi familia, a quienes tuve en mi mente hasta el momento de entrar al quirófano, estaba muy positiva. Fueron varias horas de espera para mi familia, porque el doctor encontró 3 hernias, que más adelante me opero. Ver cada día los buenos resultados de la cirugía me hacen sentir muy feliz.
A los 3 meses ya no era hipertensa, a los 5 meses ya no tenía apnea. Duermo toda la noche y ya no ronco. Camino sin parar y sin cansarme una hora diaria.
Mis hábitos de vida los tuve que cambiar, lo he logrado, poco a poco, lo que no ha dejado de ser una lucha para mí. Cada noche cuando he logrado hacer todo lo que me conviene, me felicito y doy gracias a Dios.

Hay personas que me vuelven a ver y pegan el grito ¡Elena no puedo creer que eres tu! ¡te veo fabulosa!.

QUE CAMBIOS HICE EN MI VIDA:

• Identifiqué lo que me hace comer y aprendí a manejar esa ansiedad.

• Hacer el ejercicio a diario, no aplazarlo por nada.

• No falto a los controles, sigo las recomendaciones y a cada especialista le digo lo que tengo, lo que siento y lo que no hice si es del caso.

• Aprendí a comprar cosas saludables.

• Me mantengo ocupada, usando mucho las manos y con comida sólo cuando es la hora de consumirlas.

• Soy muy exacta en los horarios de alimentación, así evito el caer en la tentación de devorar con lo que haya de comida.

• Mis alimentos servidos son llenos de color, esto me alegra la vista y el paladar.

• Uso poca sal y como sólo las cantidades indicadas.

• Fracciono o parto los alimentos y los mastico 14 veces antes de tragarlos.

POSTOPERATORIO EN CASA:

• Conseguí vasos desechables de 3 onzas y varios termos pequeños de lonchera, con el fin de llevar conmigo a donde fuera los líquidos que tenía que tomar cada hora, porque la hidratación no se puede dejar para cualquier hora.

• La piel se reseca mucho por eso hay que humectarla con una buena crema, para no arrugarnos.

• Al mes comencé a hacer caminatas pequeñas y poco a poco fui aumentando hasta llegar a la hora y hoy en día hasta las dos horas.

• Cuando comienzo a comer alimentos sólidos, los fracciono y los mastico 14 veces antes de tragarlos.

• Nunca permití, que nadie, comiera o tomara nada al pie mio, para evitar antojarme. Y yo mucho menos, sentarme con ellos a las horas de las comidas.

• Mi actitud hacia el tratamiento ha sido con un compromiso permanente.

• Algo muy bueno que a mi me pasaba era que cuando estaba llena o satisfecha, el estómago me avisaba. Sentía una pequeña molestia hacia el lado izquierdo, entonces paraba de comer y me levantaba de la mesa a los 10 minutos más o menos.

• Al iniciar la dieta con sólidos me pasaba lo siguiente: Lo sólido trataba de quedarse suspendido, como que no bajara al estómago, entonces paraba de comer y caminaba respirando despacio y profundamente, hasta que la molestia desaparecía, entonces opté por tomar el líquido primero y luego lo sólido y me sirvió. En otros momentos, quedaba tan llena, lo que me hacía acostar por 5 minutos y luego, caminaba y caminaba por la casa hasta que la molestia desaparecía.

LA OTRA CARA DEL BY PASS:

• Estando hospitalizada, requerí de dos transfusiones de sangre.

• Al principio tuve pérdida de músculo, por lo cual me dieron una dieta rica en proteínas: Huevo diariamente, carne de res, derivados lácteos y jugos naturales.

• A los cuatro meses de la cirugía, se me caía el cabello.

• Todo lo anterior se fue superando con medicamentos y la dieta.

MEDICAMENTOS:

• Tomo diariamente: Centrum, Carbonato de Calcio, Ácido Fólico y Sulfato Ferroso.

• Me aplico cada dos meses Bedoyecta. Y por un tiempo tomaré Tricovit, Biotin y Eptavis.

HOY 1 DE SEPTIEMBRE DE 2008:

• Peso: 73 kilos.
Tiempo después de la cirugía: Tres años

• Me siento muy feliz con los resultados de la cirugía. Lo que me ha ayudado ha sentirme muy bien conmigo misma.

• El Cirujano me ve cada año por ahora y a cada cita le llevo exámenes de laboratorio.

• La Nutricionista cada seis meses.

• El Internista cada año.

• La Psicóloga Clínica: Cuando finalicé el tratamiento, me dijo que fuera cuando yo lo considerara necesario.

• Hace seis meses me hicieron la abdominoplastia y liposucción, para corregirme la piel sobrante del gran abdomen que yo tenía. Lo que me ha ayudado a sentirme más liviana.

• Me estoy preparando para la reconstrucción de senos con implantes de silicona.

¡Mi edad quedó en la cédula, no en mis ánimos!”


María Elena Santamaria (Medellín, 2005)

VER MÁS TESTIMONIOS





“Sociedades científicas nacionales e internacionales a las cuales pertenecemos y acreditan nuestra experiencia en cirugía laparoscópica y bariátrica.”